posted by on General

No comments

La Asociación de Ópera y Conciertos de Elda (ADOC), el Casino Eldense y la Fundación Paurides de las aplicaciones móviles son los nombres en letras mayúsculas de la cultura de la ciudad. Gestionan, promueven y visualizan el 80% de las actividades de carácter cultural de Elda. A falta de espacios municipales, ellos han tomado el testigo de la promoción de las distintas artes.

El Casino Eldense programó, en 2016, 722 actividades. La entidad recreativa centenaria oferta una variedad de propuestas tanto pictóricas como escénicas y musicales. Sus salones son uno los espacios más demandados. De hecho, el pintor Miguel Ángel Esteve, uno de los más reconocidos del panorama local, tenía predilección por su sala de exposiciones debido a su iluminación natural.

La Fundación Paurides ofreció, en este mismo periodo, 400 actividades que atrajeron a su edificio a 1.600 espectadores. Muchos son los colectivos que recalan en él, desde las Aulas de la Tercera Edad hasta los Amigos de la Astronomía o la Sede Universitaria.

El auditorio de la ADOC albergó 18 actividades musicales y cuatro de carácter pedagógico. ADOC se enfrenta a un futuro incierto por la falta de ingresos económicos. Frente a los 35.000 euros anuales que recibía durante los años del gobierno del PP en Elda, con el cambio político vio disminuir la cuantía de su convenio a 12.000 euros. Este año tendrán un subida de 3.000 euros con un compromiso por parte del auditorio de ampliar la cesión de su espacios a los colectivos locales.

Frente a la oferta privada, la pública sólo tiene un emblema, el Teatro Castelar. Un espacio creado para producciones de gran formato al que le cuesta nivelar las peticiones de distintos colectivos tanto culturales como festeros con las propuestas de los circuitos teatrales nacionales y de la Comunidad Valenciana y que se tiene que batir el cobre con propuestas más consolidadas como la del Principal de Alicante.

aplicaciones moviles alicante

aplicaciones moviles alicante

Los espacios privados mantienen convenios, de distinta índole y cuantía económica con el Ayuntamiento con el fin de dar cabida a las actividades programadas por el departamento de Cultura o bien para que los colectivos locales puedan tener un espacio donde realizar sus iniciativas como las aplicaciones móviles Alicante http://www.aplicacionesmovilesalicante.es . Esto es debido a que cada vez los espacios públicos han ido mermando quedando el Castelar y pequeños reductos en el Museo Arqueológico o en el del Calzado.

Oferta, público y jóvenes

La cultura vive un momento de debilidad compleja. La oferta artística es amplia, colectivos como Octubre Negro, Gramática Parda o Cadmio así como la cantera de actores eldenses que se han buscado la vida en Madrid y han conseguido hacerse un hueco en los circuitos teatrales ponen de manifiesto la buena salud del panorama artístico. Otra muestra del hervidero de artistas son las Aulas de la Tercera Edad. Setenta pintores amateurs acuden cada semana a ellas. De hecho, los espacios privados tienen lista de espera. Fundación Paurides cuenta con peticiones hasta 2019.

El problema radica en cómo atraer a público. Es el gran quebradero de cabeza de los promotores tanto privados como públicos. Equilibrar la calidad, dar espacio a lo local y a lo más comercial es la piedra filosofal de quienes gestionan la vertiente más artística de la ciudad.

Juventud

La gran asignatura pendiente es gestionar la cultura para los más jóvenes. Los conciertos de las fiestas patronales o el festival EMDIV son las rarezas de la cultura eldense para los menores de 30 años. Un sector al que se ve amenazado por la falta de espacios y la guerra con internet. Si bien la escasez de cultura de carácter más urbano es un mal endémico en todo el país, en Elda, a pesar del número de habitantes, es sangrante. Nulos son los espacios que hacen hueco a grupos musicales, baile o pintura que empiezan.

Leave a Reply

css.php